Competencia: Trabajo en Equipo

5 de marzo de 2011

 

Si bien todas las competencias  que han de caracterizar a un orientador son indudables e incuestionables, me gustaría dejar plasmada una reflexión profesional sobre esta competencia: el trabajo en equipo.

 

Desde mi óptica, en cualquier profesión este trabajo en equipo es una forma de crecimiento personal que no se puede poner en duda y que, sin embargo, no siempre tiene los frutos que nos gustaría. En algo estamos fallando.

 

Considero que es otro aspecto más a trabajar y que hay que hacerlo desde edades tempranas para que, cuanto antes, la persona aprenda y desarrolle aspectos básicos que se engloban dentro de esta competencia y que son elementales, pero imprescindibles: implicación, compromiso, responsabilidad, respeto, diálogo,…

Esto visto desde el punto de vista del niño pequeño que vamos a poder ayudar para desarrollar esta habilidad o competencia. Creo que como orientadores tenemos mucho que hacer al respeto, ya sea de forma indirecta (a través del docente, por ejemplo) o directamente con los niños, a través del desarrollo de programas. Obviamente, no vamos a desarrollar un programa para trabajar esta competencia, pero ha de estar presente en cualquier otro y en el día a día.

 

Centrándome más en nuestra labor como orientadores, este trabajo en equipo cobra más importancia si cabe.  Va a ser una competencia fundamental ya que vamos a estar continuamente en contacto y trabajando “mano a mano” con otros profesionales.  Creo que como profesionales no debemos prescindir nunca de ningún otro profesional ya que no todo está a nuestro alcance y continuamente deberíamos estar pidiendo ayuda cuando nos enfrentemos a situaciones que consideramos no vamos a poder dar la respuesta que se merece la persona o que simplemente no estamos preparados para hacerlo.

 

Personalmente, pienso que lo que nos asusta en nuestra sociedad es el hecho de “pedir ayuda”, de, como he dicho en alguna otra ocasión, reconocer nuestros límites. Pretendemos abordarlo todo y, en este caso, trabajando con personas debemos abordar sólo lo que esté  “abordable” para nosotros. De no ser así, estaríamos haciendo un flaco favor a la persona y a nosotros mismos.

Nuestro objetivo o nuestra meta debería estar en desarrollar nuestra profesión buscando siempre la calidad y, para ello, debemos saber en qué casos lo que podamos ofrecer a la persona/as es lo mejor o, si por el contrario, habría alguien que pudiese hacerlo con una mayor eficacia.

 

No se trata, cuando me refiero al trabajo en equipo, de derivar continuamente mis solicitudes de ayuda a otro profesional sino que también, en otros muchos casos, vamos a tener que trabajar juntamente con otros profesionales.

Si ese trabajo se consigue que sea óptimo va a ser una fuente de riqueza personal y profesional, siempre vamos a aprender de los demás, en todos los ámbitos de la vida. En este caso, si nos referimos a la profesión que nos compete, siempre podremos conocer qué se está haciendo en otros sitios, aprender nuevas técnicas y formas de hacer… Esto es algo que no vamos a poder hacer solos sino que lo vamos a conseguir enriqueciéndonos de los demás y éstos también de nosotros. Se trata de un aprendizaje permanente.

 

En definitiva, el objetivo es despertar esa motivación por el trabajo en equipo para poder beneficiarse de todo lo que éste nos aporta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s