Hablemos de las emociones…

 

 

Vallés, A. (2000). Inteligencia Emocional. Aplicaciones educativas. Madrid: Editorial EOS

 

Este manual complementa muy bien el libro de Bisquerra, puesto que se abordan, describen  diferentes actividades  para desarrollar esa inteligencia emocional, desde las primeras edades.

 

Ya, desde las primeras edades, a través de cuentos, los niños pueden identificar emociones en los otros, pensar cómo se sienten, buscar alternativas por muy simples que sean. Esto hará que poco a poco se den cuenta de qué situaciones les hacen felices, cuándo están tristes, cuándo se enfadan…buscando siempre el por qué y pensando en qué pueden hacer en situaciones similares…

 

Para edades superiores se señalan actividades muy interesantes en las que se invita a los niños a identificar situaciones que provocan emociones positivas y negativas; a buscar alternativas para contener la ira en situaciones de provocación; a controlar los pensamientos; a realizar autoverbalizaciones para dirigir el comportamiento (¿Qué podría decirme a mí mismo para afrontar estas situaciones?)…

 

Comprende actividades eminentemente prácticas que van a permitir abordar todos estos aspectos en el aula, en gran grupo, de forma que desde las primeras edades se trabajen todos estos aspectos relacionados con la regulación de las emociones.

 

Se trata, como subrayaba Bisquerra, de desarrollar esa habilidad para generar emociones positivas, previniendo los efectos nocivos de las emociones negativas. De esta manera, el niño o la persona podrán adoptar una actitud más positiva hacia la vida y desarrollar una mayor motivación, creatividad para enfrentarse a las diferentes situaciones y dificultades del día a día.

 

Es evidente que será mucho  más fácil enfrentarse a tales adversidades si estamos experimentando una emoción positiva, pero en caso de no ser así es importante aprender a afrontar esas situaciones mostrando una actitud positiva, buscando alternativas diferentes.

De la misma manera, es importante trabajar todo lo relacionado con la regulación emocional pues será lo que les permita interactuar de forma óptima con los demás. Con esto, podrán identificar sus emociones y las que la otra persona está experimentando para adecuar su comportamiento.

 

Por todo esto, es importante esa formación inicial del profesorado en educación emocional pues será imprescindible abordar todo  lo relacionado con las emociones desde las primeras edades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s