¿Permitimos la EDUCACIÓN EMOCIONAL?

 

 

14  y 21 de marzo de 2012

 

Muy de acuerdo con Bisquerra, en su libro Psicopedagogía de las emociones, es imprescindible desarrollar competencias emocionales entre el profesorado para que las pueda ejercer en su práctica profesional y extenderlas al alumnado, favoreciendo el desarrollo de las mismas en éstos.

 

En este sentido,  se debe formar al profesorado para que  actúen como agentes de cambio implantando programas de innovación educativa.

Para mí son importantes algunos de los objetivos de educación emocional que señala Bisquerra y que podemos extrapolar fácilmente al ámbito de la orientación. Entre ellos: prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas, desarrollar la habilidad para generar emociones positivas, desarrollar la habilidad de automotivarse,  adoptar una actitud positiva ante la vida

 

Todos estos objetivos me parecen imprescindibles para poder afrontar cualquier dificultad, problema. De ahí que serán estos nuestros primeros objetivos para abordar inicialmente cualquier relación de ayuda.

Somos conscientes de que si una persona está experimentando una emoción negativa va a repercutir en todo lo demás y que nosotros vamos a poder enseñar, ayudar a esa persona a sustituir los pensamientos negativos que se encuentran detrás de esa emoción por unos pensamientos alternativos. Si el sujeto aprende este ejercicio, a no ver el lado negativo de las cosas, a buscar nuevas y diferentes alternativas,…va a ser un paso importante para enfrentarse a cualquier situación en la que se encuentre. La emoción que experimente o la actitud que desarrolle la persona pueden favorecer o dificultar cualquier situación a la que se pretenda encontrar situación.

 

Es decir, de acuerdo con Bisquerra, alcanzar esa actitud positiva hacia la vida que permitirá poder solventar, enfocar los problemas de una forma sencilla sin tener que añadir la dificultad de no saber, de no poder identificar esas emociones que me están impidiendo, por ejemplo, buscar alternativas a la situación en la que me encuentro o simplemente enfrentarme a ella.

 

Es obvio, que esta educación emocional debe trabajarse desde los primeros años, de la misma manera que lo es la repercusión que éstas tienen en todos los ámbitos de nuestra vida. En el escolar están continuamente repercutiendo en el día a día de los niños y muchas veces es ese estado afectivo-emocional la fuente de explicación de muchos problemas con los que nos vamos a encontrar en las aulas y que nos competen.

 

De esta manera, no sólo es importante que los niños identifiquen esas emociones y aprendan a regularlas sino también que nosotros, como maestros, psicopedagogos…seamos conscientes de cómo se encuentra, qué piensa, cómo se siente,…la persona/as que tenemos frente a nosotros y que requieren de nuestra ayuda. Serán, en muchas ocasiones, éstas las que marquen nuestra dirección primera de actuación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s