COACHING

 

“Quien no tiene metas, no encontrará caminos” (Anónimo)

 

Hace un tiempo me encontré en una red social con esta foto que recoge una cita muy ilustrativa y que, a raíz del  modelo de orientación Coaching, me ha parecido relevante y objeto de reflexión.

Si partimos de que la felicidad es la realización de una meta valiosa para nosotros, es muy importante que hagamos aquello que nos conduzca hacia lo que queremos y que encontremos diferentes caminos en esa dirección.

Obviamente no vamos a encontrar caminos (como muy bien recoge la cita) si no sabemos hacia donde nos dirigimos, cuál ese estado deseado para nosotros. Otras veces, nos vamos a encontrar con metas, expectativas… que no son realistas por lo que puede desembocar en frustración al no conseguir lo que nos planteamos e incluso pueda verse afectada nuestra autoestima.

En ese sentido, el Coaching va a ser una disciplina óptima que le permita a la persona, a través de preguntas, percatarse de sus potencialidades y debilidades (interno) a la hora de alcanzar un objetivo y, al mismo tiempo, darse cuenta de aquellas amenazas u oportunidades que le pueden venir de fuera, del exterior.

Puede suceder que la persona se sitúe en su zona de confort y no salga de ahí, por lo que no busca metas, objetivos fuera. Desde aquí, es muy importante ayudar a esa persona a que se conciencie y se percate de que en ella están los recursos y la responsabilidad para responder a las distintas situaciones y que de ella va a depender el éxito en su vida.

El Coaching, desde mi punto de vista, abarca todas estas consideraciones y permite a la persona concienciarse de dónde está y hacia dónde quiere ir, pero sobre todo ayuda a ésta a contemplar todo lo que rodea a sus objetivos y metas (alcanzables, impedimentos o limitaciones, recursos para lograrlos, tiempo, necesidades…) y a descubrir aquellas acciones (multitud de opciones)  y obstáculos que le van a llevar a alcanzar las mismas.

Volviendo a la cita inicial, el quid está en ayudar a las personas a encontrar ese estado deseado y buscar diferentes caminos que le permitan alcanzarlo, conduciéndose, de este modo, a la felicidad. Esta disciplina, a través de las preguntas con las que orientamos a la persona, permite hacerlo.

Será ese estado de felicidad el sustento que va a incidir y a repercutir directamente en las demás áreas de nuestra vida y que, por ello, debemos alcanzar. En resumen, todo esto será posible si nos planteamos metas realistas y tomamos conciencia de dónde estamos, hacia dónde deseamos dirigirnos y de los recursos con los que contamos para el éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s