Ejercicio de conocimiento

Ejercicio de conocimiento

Para ver el ejercicio:

Qué me gusta hacer, qué se me da bien

Qué quiero ser de mayor

 

He realizado este ejercicio de conocimiento con un niño de 6 años y le he pedido que dibuje (aunque podría hacerlo de forma oral, creo que el dibujo que ha hecho es muy clarificador) qué le gusta hacer, en qué es bueno y qué le gustaría hacer en el futuro.

Los dibujos son muy claros: le gusta pintar y así se ha dibujado pintando y ha completado el dibujo con otras creaciones suyas (otros dibujos) y, en el futuro, quiere ser arquitecto.

Como vemos existe una gran congruencia entre sus gustos y sus intereses y motivaciones futuras.

Esta actividad se puede realizar con los niños y nos da muchas pistas. El primer ejercicio (los gustos) es básico para poder abordar determinados contenidos, aspectos desde aquello que se les da bien o desde sus gustos pues siempre es más motivador hacer aquello que nos gusta, que se nos da mejor.

Es muy importante tener esto presente pues siempre nos encontraremos con tareas poco motivadoras para los niños y a las que fácilmente podemos dar un giro de 180º y convertirlas en actividades llamativas y atractivas para ellos al abordarlas desde sus gustos.

Además, muchas veces puede dar pistas sobre el estilo de pensamiento que emplean los alumnos y que va a permitir al profesor hacer coincidir sus estilos de enseñanza con los estilos de sus alumnos.

Desde esta óptica, una actividad puede motivar e interesar a un estudiante y aburrir y desmotivar a otro, y ello no es necesariamente porque al segundo alumno no le interese el contenido de la actividad sino porque el estilo que demanda la actividad no se corresponde con el estilo que el alumno aplica a dicha tarea.

Personalmente el dibujo me sugiere que el niño se puede sentir más cómodo con un estilo creativo más que práctico o analítico. Esto sería una hipótesis que podemos ir comprobando y rechazando con otras observaciones.

De la misma manera, la segunda parte del ejercicio de conocimiento nos da pista sobre los intereses y motivaciones futuras y ayuda al niño a ir encontrando esos intereses, objetivos…

Es muy interesante que los niños, desde pequeños, se conozcan y comiencen a descubrir todos estos aspectos, aunque a lo largo del tiempo estas motivaciones puedan cambiar e incluso ser totalmente opuestas.

En resumen, me ha parecido un ejercicio muy enriquecedor para el niño y muy interesante desde el punto de vista del educador u orientador por toda la información que nos ofrece.

Entrevista a una orientadora

 

ENTREVISTA_A_UN_ORIENTADOR

 

He tenido la oportunidad de hacer una serie de preguntas que me parecían relevantes a una profesional de la orientación. De sus respuestas hay cosas que me parecen interesantes y objeto de reflexión por mi parte como futura profesional o profesional en formación.

 

Lo primero es cómo subraya la importancia de ese “conocimiento personal” no sólo para nuestra profesión sino para la vida misma. Es muy importante, como he dejado varias veces plasmado ya, que nos conozcamos, que seamos conscientes de nuestras potencialidades y limitaciones. No debemos hacer hincapié en las limitaciones ni en las potencialidades sino que la unión permite el éxito.

Desde mi óptica, nos cuesta reconocer nuestras potencialidades y, al mismo tiempo, somos conscientes de nuestras limitaciones. Lo interesante es sacar el mayor partido a ambos aspectos, es decir, trabajar en aquellos aspectos que sabemos que nos cuestan, que se nos dan peor y aprovechar aquello que se nos da bien y de lo que podemos sacar partido.

 

Si en todos los ámbitos de la vida es interesante todo esto más aún cuando trabajamos con personas puesto que va a haber una serie de actitudes, competencias que nos han de caracterizar y sobre las que debemos trabajar. Como muy bien dice la expresión, no vamos a nacer profesionales, pero sí poco a poco debemos ir “haciéndonos” y para ello intentemos trabajar sobre nuestras limitaciones o aquellos aspectos que nos cuestan más, sin olvidarnos de nuestras potencialidades.

 

Por otro lado, me gustaría subrayar la importancia que le concede a que nos guste nuestra profesión. Si en todas las profesiones esto es esencial, en este ámbito aún más. Creo que se trata de una profesión que, como muy bien dice la orientadora, exige que demos lo mejor de nosotros mismos, pero al mismo tiempo que sepamos dónde podemos llegar. Es decir, debemos ser congruentes con nosotros y saber qué casos podremos llevar o cuáles no porque nos están afectando a nivel emocional. De ser así, no vamos a poder dar lo mejor de nosotros mismos y vamos a hacer un flaco favor a la persona que nos solicita.

 

Por ello, además de gustarnos, tenemos que contemplar esta variable tan importante como es el hecho de saber hasta dónde podemos llegar. Quizás la mejor ayuda, en muchos casos, sea la “no ayuda” o la simple derivación a otro profesional que pueda orientarle, ayudarle en su problema.

 

En definitiva, creo que la entrevista es muy enriquecedora e interesante pues resume muy bien los aspectos básicos y esenciales que hemos de tener en cuenta como profesionales. Pienso que sus respuestas son muy interesantes y acertadas, desde mi punto de vista.